La sanidad pública madrileña te necesita


¿Alguna vez te has preguntado cómo está la Sanidad Pública en nuestra Comunidad? Seguro que sí.

La pandemia ha expuesto con toda crudeza la situación de nuestra Sanidad Pública que, pese a ser de las mejores del mundo, ha ido sufriendo un deterioro progresivo a lo largo de casi 26 años de Gobiernos del PP.

Sus políticas neoliberales priman lo privado sobre lo público, lo individual por encima de lo colectivo, las ganancias de unos pocos frente
al aumento de los ciudadanos en riesgo de exclusión, la limitación de
derechos esenciales por los que tantos ciudadanos han luchado a lo largo
de los años.
¿Recuerdas qué problemas se presentaban con respecto a la Atención
Sanitaria Pública ya antes de la pandemia y que se vieron agravados por ella? Estos son algunos datos que te pueden ayudar a recordar:


• Grandes demoras en las listas de espera quirúrgica, citas para
especialistas y realización de pruebas diagnósticas que intentan
paliarse mediante conciertos con la Sanidad Privada y que cuestan
más que cuando se realizan en la Pública, aunque intenten
vendernos lo contrario. .Madrid es la Comunidad que más invierte
en conciertos con agentes privados, un 10,7%, sólo superada por
Cataluña. Externalización de Servicios tales como la Lavandería Central, Laboratorio Central, Centro de Transfusiones, contratas de
limpieza, catering para Hospitales (véase el Isabel Zendal) y un
largo etcétera


• Construcción de Hospitales de gestión mixta (público/privada) o
totalmente privada


• Inversión en Sanidad que ha sufrido una bajada del 7,79 % en los
últimos 10 años


• Gasto sanitario público/ habitante se redujo un 11%


• Creación del Hospital de pandemias Isabel Zendal con un sobrecoste estimado en 100 millones de euros, en una ubicación poco accesible, sin plantilla propia (los profesionales fueron trasladados, la mayoría forzosamente, de otros Hospitales y
Centros de Salud de la red pública y que no fueron sustituidos en sus Centros), sin equipación adecuada (no hay quirófanos) y con una dudosa capacidad de reutilización una vez finalice la pandemia


• Contratos millonarios con empresas privadas, adjudicados sin
concurso durante la pandemia (Cruz Roja, Indra, UBER…)


• Refuerzos de personal sanitario y no sanitario en los Hospitales y,
especialmente, en los Centros de Salud totalmente insuficientes
para el aumento de tareas de los profesionales que incluso han
tenido que hacer de rastreadores COVID


• Inversión en Atención Primaria: 11,48% frente a la recomendación
de los expertos y de la propia OMS que estima necesario que
suponga al menos el 25% del presupuesto sanitario


• Centros de Salud antiguos que carecen de las infraestructuras
adecuadas y de los medios materiales necesarios


• Déficit de profesionales: médicos y enfermeras que han preferido
irse a otras CCAA e incluso a otros países en los que sus
condiciones laborales y su reconocimiento social son mucho
mejores: sueldos dignos, contratos duraderos, posibilidad de
conciliación familiar…


• Cierre de los Servicios de Urgencia de Atención Primaria (SUAP)
desde marzo de 2020 y sin visos de que se reabran próximamente
lo que supone que los ciudadanos tengan que desplazarse a los
Hospitales para resolver patologías menores que antes se
solucionaban en los SUAP y sobrecargando las ya saturadas
Urgencias de los Hospitales


• Cierres intermitentes de Centros de Salud por falta de personal o por
carecer de las infraestructuras necesarias para habilitar dos circuitos
diferenciados de atención (COVID y no COVID)


• Y un largo etcétera que tú mismo podrías completar

A %d blogueros les gusta esto: